Desde que lanzamos la campaña Candidatos a la pobreza, más de 100.000 personas han apoyado nuestras peticiones al Congreso para luchar contra la pobreza infantil en nuestro país. Nos hemos reunido con los grupos parlamentarios y se ha producido algún tímido avance pero, a día de hoy, 1 de cada 3 niños en nuestro país sigue viviendo bajo el umbral de la pobreza.

Cuando en octubre de 2015 lanzamos nuestra campaña Candidatos a la pobreza de cara a las elecciones que se celebraron en diciembre de aquel año, nuestras intenciones eran claras; llamar la atención a la sociedad española sobre la emergencia que suponía (y supone todavía) que uno de cada tres niños en nuestro país viviera bajo el umbral de la pobreza. Pero no era sólo una campaña que quería sensibilizar sobre esta situación.

Candidatos

Otro de los objetivos que teníamos era, como casi siempre en nuestras acciones, el de animar a que más personas apoyasen nuestro programa de lucha contra la pobreza en España. Gracias a ello, actualmente contamos con más de 2.500 personas y más de 40 empresas que regularmente permiten que ayudemos a unos 9.000 niños y niñas en 66 centros educativos de 11 comunidades autónomas.

Pero el tercer objetivo de Candidatos a la pobreza era –y es– el de recabar apoyos de cara a plantear nuestra peticiones al Congreso para que se pongan en marcha las medidas que logren reducir los datos de pobreza y desigualdad entre nuestra infancia. En este sentido la campaña ha sido y es un éxito ya que, actualmente, más de 100.000 personas están apoyando nuestras peticiones. En los últimos meses, y desde que se constituyó el Parlamento, nos hemos reunido junto con los compañeros de la Plataforma de Infancia donde también están representadas otras organizaciones, con representantes de todos los grupos parlamentarios para llevarles nuestras solicitudes. Si bien todos los grupos han manifestado el apoyo general a nuestras principales medidas; como son el impulso de un Pacto de Estado por la Infancia o de medidas concretas y urgentes que aseguren mejoras inmediatas en aquella población más vulnerable –como puede ser el incremento de las prestaciones por hijo a cargo–, todavía son gestos que requieren de mayor compromiso y liderazgo.

Se han tomado ya algunas decisiones, como la creación de una Comisión de Derechos de la Infancia y la Adolescencia que será un buen logro si primero consigue constituirse en Comisión legislativa, o la aprobación de una propuesta sobre la mejora de la prestación por hijo o hija a cargo, donde las organizaciones estamos pidiendo incrementarla un 100% a 600€/año. La prestación actual es la más baja de la UE después de la de Grecia. Sin embargo, son los presupuestos los que realmente trasladan el interés y la voluntad política y el Gobierno se ha quedado lejos de sus compromisos según refleja el Proyecto de Presupuestos Generales para 2017 que recientemente se ha presentado. En ellos, por ejemplo, se destina una partida de 342 millones de euros para combatir los efectos de la pobreza infantil, lejos de los 1.000 de los que se habló en su acuerdo de investidura con Ciudadanos.

Es importante recordar al Congreso y al Gobierno que, en los temas de derechos de la infancia, y como firmantes de la Convención de Derechos del Niño, ningún estado puede aducir simplemente la frase “yo quiero, pero no tengo recursos”. Antes de poder decir eso, existen obligaciones jurídicas incluso en el caso de que haya contención y recortes presupuestarios, ya que para detraer fondos de partidas como la de infancia debería asegurarse que no existen otras opciones posibles, teniendo además en consideración que nunca se vea afectada la infancia más vulnerable y que, de tener que hacerse, se hagan previamente estudios de impacto para evaluar las consecuencias de estas medidas. Muchos de los recortes que han sufrido las partidas que afectan a la infancia en estos últimos años se hicieron sin esos necesarios análisis y sin evaluar las consecuencias de tales medidas. El resultado: uno de cada tres niños en nuestro país vive bajo el umbral de la pobreza. Nosotros en Ayuda en Acción seguiremos trabajando para mejorar las condiciones de la infancia más vulnerable, también en España.

Por Alberto Casado


¡GRACIAS POR VOTAR! COMPARTE LA CAMPAÑA PARA SUMAR MÁS VOTOS: CANDIDATOSALAPOBREZA.ORG